PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
A+ A A-

La Estrategia de Desarrollo Inteligente comienza su despliegue

El Parlamento de Canarias, a lo largo de las dos últimas Legislaturas, ha cobrado un interesante protagonismo en relación a la Estrategia Canaria de Desarrollo Inteligente

Autora: Milagros Luis Brito

Miembro del Foro CATPE sobre el Transito de Canarias hacia la Sociedad del Conocimiento

 

En marzo de 2014, ya se había debatido en el Pleno sobre la Estrategia de Especialización Inteligente de Canarias (RIS3). En noviembre del pasado año se recuperó el debate. En esas dos ocasiones las conclusiones aprobadas consiguieron un amplio apoyo. Elevado acuerdo en la primera ocasión, y total consenso en la segunda. En el primer Pleno del mes de mayo del año en curso nuevamente el Parlamento aborda el debate con ocasión de la solicitud de una Comparecencia del Gobierno de Canarias a través del Consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento, Pedro Ortega.


Recordemos que ya en el año 2013, por el Gobierno de Canarias, se elaboró un documento que recoge el contenido estratégico para la promoción de una economía basada en el conocimiento, capaz de aportar un crecimiento sostenible, en su triple vertiente económica, ambiental y social. El acuerdo gubernamental se adoptó tras ser elaborado con una alta participación de agentes económicos, académicos, científicos y sociales, en cumplimiento de las disposiciones dictadas por la Unión Europea, para el periodo presupuestario 2014-2020.

 

Esa es la razón por la que en la Comparecencia plenaria del mes de mayo, el Gobierno de Canarias presenta la planificación y los ejes que definen el futuro económico de Canarias sobre los dos pilares: La Estrategia de Especialización Inteligente de Canarias (RIS3) y el Plan de Acción de la Estrategia 2020. Al menos en tres ocasiones, desde el ámbito plenario y con carácter monográfico, el Legislativo –el poder que controla y aprueba los presupuestos públicos- ha debatido e impulsado los elementos esenciales que permitan su planificación y desarrollo.

 

¿Y qué pasos ha dado el Ejecutivo?

 

El 6 de marzo de 2014 se constituyó el Grupo de Liderazgo del Conocimiento, que es el encargado de realizar propuestas de mejora, debatiendo y sugiriendo actuaciones que posibiliten el aprovechamiento social y económico del conocimiento que se genera en el Archipiélago. El grupo ha estado constituido por las dos Universidades Públicas Canarias, la Plataforma Oceánica (PLOCAN), el Instituto Astrofísico de Canarias (IAC), las asociaciones empresariales, los clústers y el Gobierno de Canarias.

 

En febrero de este año, se creó el SERVICIO RIS3, con un órgano de Dirección Científica, guiado por Juan Ruiz Alzola, profesor de la ULPGC, asistido por un Comité Asesor Científico-Técnico integrado por investigadores y personal técnico especializado. El nuevo servicio cuenta con un equipo de personas interdisciplinar que permite, entre otros objetivos, estrechar la colaboración con las restantes entidades de I+D+i de Canarias, particularmente en la formación, la investigación científica, el desarrollo tecnológico y la transferencia de conocimientos al tejido empresarial.

 

En marzo de 2016 se constituyó el Grupo de Trabajo de Investigación y Desarrollo de la RIS3 que integra, también, a las dos Universidades Públicas, el Instituto Tecnológico de Canarias, la Plataforma Oceánica (PLOCAN), el Instituto Astrofísico de Canarias (IAC), el Gran Telescopio de Canarias (GRANTECAN), el Instituto de Investigaciones Agrarias (ICIA) y la Fundación Canaria de Investigación Sanitaria (FUNCANIS), además de la propia representación del ejecutivo autonómico. Sin duda, están representados todos los grandes centros de investigación y generación de conocimiento de Canarias, algunos de los cuales son auténticas referencias en el plano internacional, como es el caso del ICIA o el GRANTECAN, e incluso el Instituto de Enfermedades Tropicales. Resulta por tanto esencial fortalecer, potenciar y aprovechar la investigación y la oferta científico tecnológica de la que disponen.

 

Pero no es suficiente. Entendemos que un objetivo central de ese Grupo de Trabajo de Investigación y Desarrollo debe ser el fomento de las actividades de I+D. El gran reto lo tenemos en la transferencia del conocimiento; en conseguir que los resultados de la investigación sean transferidos y aplicados en el sector privado. Una vez que la investigación ha derivado en conocimiento, éste debe ser devuelto a la sociedad en forma de innovación, de capacidad de transformación real del modelo productivo, añadiendo valor, generando nuevas expectativas y activando nuevos nichos de negocio, a partir de la explotación de nuestras fortalezas y oportunidades. Están marcadas las áreas prioritarias fijadas en la RIS3, como son la astrofísica y el espacio; las ciencias marino marítimas; los impactos derivados del Cambio Climático y la biotecnología y biomedicina asociadas a la biodiversidad; es decir, el ecosistema del “gran laboratorio”. Sin olvidarnos de la necesaria divulgación que se debe hacer de la Estrategia, así como de la comunicación del resultado del análisis de los indicadores de evolución.

 

Configurada y formalizada la estructura de gobernanza de la RIS3, entendemos que corresponde un cambio de fase. La adecuada gobernanza debe servirnos como una metodología democrática y fresca, que equilibre las decisiones de gobierno, con la economía de mercado y la sociedad civil. Una vez construido el discurso y debatido por el Gobierno, las instituciones académicas, universitarias, económicas y sociales; definidos los ejes fundamentados de la RIS3 en diversas ocasiones por el Parlamento de Canarias, y constituidos los grupos de investigación y desarrollo, dentro de un marco presupuestario plurianual, deberíamos empezar a transferir algunos de los resultados de la investigación al tejido productivo.

 

Pero eso no se podrá conseguir sin que concurran las voluntades convencidas, las que realmente ostentan la capacidad transformadora de las estructuras existentes. Es preciso, por un lado, la participación activa –y proactiva- de los agentes del mercado, de la iniciativa privada; y por otro lado, el desarrollo del capital humano, gestionando el cambio y potenciando el talento. Un gran reto para poder utilizar la RIS3 como estrategia de palanca para conseguir el Tránsito hacia la Sociedad del Conocimiento.

 

Resulta imprescindible elaborar y aplicar un conjunto de medidas que favorezcan la alineación de la Educación Superior, tanto universitaria como Formación Profesional, con los objetivos de la Estrategia de Desarrollo Inteligente de Canarias. De tal forma que se consiga garantizar, de manera eficaz y operativa, la transferencia de conocimiento de los centros de investigación al tejido productivo y, especialmente en el ámbito de la Innovación, los flujos de comunicación e investigación bidireccionales.

 

La optimización del valor del capital humano, con los objetivos prefijados y en el escenario de incertidumbre provocado por los cambios frenéticos del avance hacia una economía de base digital, y para conseguir adaptarnos al cambio de paradigma y apuntar hacia nuevos nichos de empleo, nos obliga a adoptar medidas distintas. El ámbito digital ha generado una forma de trabajar que requiere diferentes competencias y habilidades. Según un estudio recientemente publicado por The Valley Digital Business School, éstas son las diez tendencias que marcarán el futuro inmediato en el ámbito laboral:

 

Big Data, Internet of Things, robótica, dispositivos móviles.

Los Millennials, futuro del mercado laboral, el 75% de la población activa en el 2025.

Las mujeres como nueva fuerza laboral.

La productividad como mayor indicador de eficiencia.

La gestión del talento.

El aumento de la movilidad.

El trabajo en equipo.

Mayor flexibilidad en el mercado de trabajo.

Auge del coworking.

Incremento de la preocupación por la salud y bienestar de los empleados.

 

La RIS3 va más allá de ser una condición para optar a fondos estructurales de la Unión Europea. Se trata de una agenda de transformación profunda, cuyo objetivo es impulsar la diversificación de la economía de Canarias, sustentándola cada vez más en el conocimiento. Por eso la adecuación del papel que deben jugar las personas resulta determinante.

 

Debemos asumir, cada vez más, que la gestión del cambio nos obliga a digerir que no somos lo que decimos que somos; sino que somos lo que hacemos.

 

 

Comentarios (0)  



Escribir un comentario