PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
A+ A A-

La historia de la UD Las Palmas y su relación con Fuerteventura

Repasamos los orígenes de la entidad insular y sus etapas más brillantes en un ejercicio retrospectivo

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

    El fútbol es un deporte con una larga trayectoria en el viejo continente, sus orígenes se ubican en la segunda mitad del siglo XIX, concretamente en 1863. Fue en ese año cuando en Inglaterra separó su camino del rugby y lo que se conocía en ese contexto como el "Association Football". Este hecho propició la creación de la Football Association, la asociación de fútbol inglesa, la más antigua del mundo y el primer órgano oficial de este deporte. Esta nueva disciplina que acababa de aparecer en el mundo, se propagó por gran parte del territorio europeo, dando lugar a clubes de fútbol en las ciudades más importantes. O por lo menos, a las que más inmigración o información recibían en relación a los acontecimientos que tenían lugar en otras partes del globo. Pocos elementos ayudan tanto a la promoción internacional de una ciudad como el fútbol. Se trata de un deporte que se vive con enorme pasión: tenemos retransmisiones en directo, páginas webs especializadas donde se comenta la actualidad del equipo, o muchísimas webs que presentan pronósticos a través de los bonos que ofrecen.

     

    Como vemos, el fútbol es un deporte trascendental a escala social, pero ahora tenemos que dar respuesta a una pregunta concreta: ¿en qué año desembarcó el fútbol en territorio español? Pues lo hizo solo siete años después de que apareciera en territorio inglés: en 1870. Este hecho se materializó gracias a los ingleses que trabajaban en las minas de Riotinto, en Huelva, en Jerez y en Vigo, conocedores de las nuevas modas que surgían en Inglaterra. En cambio, el primer club de fútbol establecido en el territorio español fue el Cricket y Football Club, en Madrid, en 1879. Seguidamente encontramos al Huelva Recreation Club, actual Real Club Recreativo de Huelva, en 1889, y en 1890 aparece el Sevilla Football Club, que dio lugar al Sevilla que hoy en día todos conocemos.

     

    En las Islas Canarias, los tres clubes más antiguos del territorio datan del año 1912: el Real Club Deportivo Gara, del pueblo de Garachico; la Unión Deportiva Icodense, de la ciudad de Icod de los Vinos en Santa Cruz de Tenerife y finalmente el Club Deportivo Tenerife, también de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife. Pero hoy no queremos hablar de estos tres clubes, sino que queremos poner en valor una entidad que este año celebra su 70 aniversario. Un club histórico que actualmente milita en Segunda División: la Unión Deportiva Las Palmas.

     

    El club fue fundado el 22 de agosto de 1949, en un contexto complicado para el fútbol de la región canaria. La isla tenía mucho talento desaprovechado que iba a parar a los diversos clubes peninsulares. En los años 40 no existía ningún equipo suficientemente poderoso en el ámbito social y mediático que pudiera retener a los jugadores con más calidad. El fútbol insular se encontraba con un problema: los equipos canarios no se podían inscribir en las competiciones nacionales. Pero la creación de un nuevo club unificado en Las Palmas coincidió con la solicitud de participación en estas competiciones. Se inició la fusión de cinco equipos diferentes para formar un club competitivo a todos los niveles que justificase su presencia en las categorías más altas del fútbol nacional: el Club Deportivo Gran Canaria, el Atlético Club -otrora Club Deportivo Santa Catalina-, el Real Club Victoria, el Arenas Club y el Marino Club de Fútbol. Nacía así la Unión Deportiva Las Palmas.

     

    El 6 de junio de 1949 la Federación aprobó la inclusión de los equipos de Gran Canaria; un hecho muy celebrado que cambió para siempre la historia del fútbol insular. El 16 de septiembre de 1949 tuvo lugar el primer entrenamiento oficial de la entidad bajo la mirada atenta de Pancho Arencibia. Lo que se intuía, acabo convirtiéndose en una realidad tangible. La región disponía de un talento innato, una calidad desaprovechada que gracias al impulso de esta nueva entidad, se pudo canalizar. La plantilla recién constituida, entró con muy buen pie en la competición nacional. Inició un ascenso meteórico que colocó al club en la élite del fútbol español. Primero se inició el asalto hasta la Segunda División y seguidamente el club se plantó en Primera. En solo dos años la UD consiguió colarse en la máxima categoría del fútbol estatal. Se trata de un hecho muy excepcional que hasta el momento nadie ha podido igualar.

     

    Desgraciadamente, este sueño se topó de frente con la realidad: el club era muy potente y competitivo, pero la Primera División todavía estaba lejos de su nivel real. El equipo no salió nunca de las posiciones de descenso, y su estreno dorado solo se pudo prolongar durante una temporada. En la campaña 1952-53 volvió a militar en Segunda y allí se quedó alejado de las posiciones de ascenso. Después de la temporada 54-54, el equipo se mantuvo en Primera seis años consecutivos y esta etapa positiva en el ámbito institucional y deportivo ayudó al equipo a crear infraestructura en la élite. Pero esta no es la etapa más exitosa del equipo insular, la época dorada la encontramos después del tercer ascenso: a partir de 1964. Desde esa fecha el equipo se mantuvo 19 años en Primera. Encontramos jugadores espectaculares, como Germán Dévora o Juan Guedes, y también hitos deportivos notables, como el subcampeonato conseguido en la temporada 1968-1969. El equipo también disputó competiciones europeas, como la Copa de Ferias en 1969 o la Copa de la UEFA del 72.

     

    La bonanza deportiva se prolongó durante buena parte de los años 70, hasta que en 1982 el equipo vivió nuevamente un descenso. El club ya no volvió a ser el mismo, y después de moverse en tierra de nadie aquellos años, con ascensos y descensos alternativos, el equipo se encontró a las puertas de la disolución en la temporada de 1992. La entrada de capital privado y la conversión en Sociedad Anónima Deportiva salvaron la entidad.

     

     

     

    Actualmente, el equipo milita en Segunda División, aunque la temporada pasada vivió una nueva temporada en la élite. El club dispone también de unos vínculos importantes con la ciudad de Fuerteventura, al ser un equipo de las islas, muchos jugadores de la ciudad han pasado por sus filas. Este mismo verano el equipo jugó su primer amistoso de pretemporada en la ciudad. Un hecho inédito en 13 años ya que la última visita fue en 2006.

     

    Siempre es importante tener equipos potentes cercanos a tu marco geográfico, esto ayuda a la promoción y a la internacionalización del talento. Un hecho que debemos celebrar, sobre todo si nos encontramos en un ámbito tan especial como es el insular. 

     

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario